Mimbres podridos

Publicado en ValenciaOberta.es

Es probable que cuando lean estas líneas esté en marcha en Les Corts el Debate de Política General de la Comunitat Valenciana. Ximo Puig, hará balance de su ejercicio de gobierno por primera vez desde que llegara a la Presidencia del Consell. En frente el Partido Popular o Ciudadanos pondrán tratarán de sacarle los colores y afearle su desempeño. Al lado Compromis y Podemos intentarán apuntalar los actos de un gobierno del que son responsables en mayor o menor medida.

El que fuera alcalde de Morella llega a la cita como ha venido siendo desde el primer día, eclipsado por su segunda de abordo, la simpar Mónica Oltra, qué como los gases perfectos ocupa todo el espacio  – mediático y político – que haya disponible. No importa que sea para mentir y garantizar cuestiones que escapan de su mano, aprovechando las cuentas institucionales en redes sociales para hacerse publicidad, como para hacer apología de sus desvaríos nacionalistas. Los gestos ideológicos siempre por delante de los problemas de los valencianos. Además, resulta que la corrupción pepera también salpica a cargos socialistas, como el diputado provincial Rafa Rubio. Puig tendrá que dar cuenta pues de enchufismos, corruptelas e inacción. De no saber controlar a sus socios de gobierno, cuando no de darles alas para el esperpento. Uno tiene la sensación de que en un año lo único reseñable son los despropósitos en educación y la RTVV. El resto la nada y los fuegos artificiales propagandísticos.

Oltra también ocupa el espacio de Montiel. De Podemos. En la Comunidad Valenciana es más Podemos que los propios podemitas, lo cual no les vendrá demasiado bien a los morados, me parece. Tampoco vendrá bien que haya acusaciones de pucherazo en sus inmaculadas primarias rondando por ahí. Los que venían a regenerar parece que estaban ya gangrenados antes de empezar a limpiar nada y se contagiaron en cuantos cestos les dieron cobijo. No debe extrañar a nadie, por otro lado. La corrupción es inherente al poder y está en el ADN populista, cuyo único fin es perpetuarse en la cima, contra todos y contra todo. Mientras toquen moqueta, todo lo dan por bueno. Y de cuando en cuando la purga y los sables.

Con Rita Barberá pendiente de los tribunales o el lastre de Rus el Partido Popular tiene aún mucho camino por recorrer. Bonig planteará, imagino, algo parecido a lo que acabo de contarles. Es difícil aventurar como va de manzanas podridas el cesto. No obstante, en frente, ya ha pasado más de un año y Puig y los suyos no han hecho prácticamente nada más que quejarse de la herencia recibida o de lo mal repartidos que estás los fondos autonómicos. Que no nos dejan gastar, dicen. Queda mucha regeneración que consumar en las filas de los populares, hay mucha basura que sacar. Si el tripartito se gana a pulso cada voto que pierde el Partido Popular no le va a la zaga. Genera tanta ilusión como un funeral. No sé si me explico.

Sería interesante saber si Ciudadanos está o se le espera. El partido de Rivera se diluye poco a poco, en la equidistancia, que es muy distinta del centro. Un partido tan vertical como los otros y totalmente dependiente de sus primeros espadas. No brilla. No muerde. No chicha. No limonada. En la Comunitat, un cero a la izquierda.

Estos son los mimbres con los que contamos para trabajar. La mayoría podridos. Algunos vacuos. Ideologías del siglo pasado, corrupción y buenismo, llevado a la práctica por políticos profesionales, que en este país es casi un insulto.

 

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s