Revisitando a Lemmy

Cada uno tiene sus gustos. Cada cual es cada cual. Hoy en el día en que el paro vuelve a ser record – ¿cuantas veces van? – muchos hablarán del tema. Yo, por mi parte, prefiero retomar el espíritu de este blog, en el que se mezclan tres cosas con suerte dispar, a saber: pensamientos y reflexiones sobre la actualidad o las ideas, detalles sobre mi gusto por Estambul, y Rock And Roll.
Las Cisternas de Yerebatán es un lugar húmedo, tranquilo, donde la cabeza se llena de ideas o se queda en blanco, a voluntad de su dueño, o se deja llevar, si el dueño no tiene voluntad. Un maravilloso lugar para plantearse las cosas, sin prisas, con la maravillosa quietud que da estar bajo tierra. Allí suelo tener buenas ideas. Suelo tararear buenas canciones. O no hago nada. Depende del día.
Lemmy

Quizá esto enlace con el paro. No lo sé. O con el anuncio de ZP. Tampoco lo sé. Desde luego no me importa. Solo estoy sumergido en la profundidad de mis pensamientos musicales, apoyado en una columna húmeda, que rezuma agua, que parece brotar de sus poros. Hoy no hay sitio para la actualidad. Es la misma de siempre. Paro y guerras. La marcha de un presidente que nunca estuvo. Para qué calentarse la cabeza. No hay nada nuevo bajo el sol.

Casí 20 años tiene el Cabrones de Mr Rock And Roll itself. Y el corte que abre el album podría haber sido escrito el mes pasado. Gente en todas partes bajo una pistola, Creeis que sois listos pero todos sois culpables, Lo dicen en la tele, no puede ser cierto… Son algunos versos de “On Your Feet Or On Your Knees“. Me he parado en 1.993. Podría haber ido más para atrás. Es la historia de la humanidad. El eterno retorno. 

Todo lo que pasa, ha pasado ya antes. Y seguirá pasando cuando no estemos. Antes espadas. Ahora pistolas. Antes oro y joyas, ahora petróleo. Ya veremos que viene. Y la tele informando. En eso hemos “mejorado”, hemos democratizado la (des)información

Siempre he tenido claro que no hemos inventado nada. Todo pasó antes de una manera más que parecida. Ahora quizá nos enteramos de más cosas. Pero pasan las mismas. O pasan más, porque somos más. No hay de que sorprenderse. Antes se me caía mucho el pelo. Ahora se me cae mucho menos. Porque tengo mucho menos. Pues a la inversa. 

No obstante, es cierto que hay unos pocos sucesos que sí han cambiado las cosas. Fuego, rueda. Palabras y escritura. El tiempo dirá si internet o la televisión. El resto, más de lo mismo. Cualquiera de nosotros es capaz de rellenar el espacio de la mitad de los informativos. Basta fijarse en los ciclos meteorológicos, verano playita, invierno nevadas. Los lunes futbol. Sanfermines, fallas, tomatina y Feria de San Isidro. Semana Santa. Políticos diciento al otro “Y tu más”. Tsunamis y terremotos. Guerras. 

Espero que ocurran o esten ocurriendo alguno de esos sucesos que de verdad cambien las cosas. No tengo demasiada fe. Todo parece repetirse. Y empiezo a aburrirme. Así que dejo que mi mente divague, se pierda por el “Bastards”. Ahora viene “Burner”, “Death or Glory” y “I am the sword”. Tres golpes de bombo, charles, y se repite. Cuando suenan en mi cabeza los primeros acordes de “Born to raise hell” parece que se iluminan todas la columnas de las Cisternas. Sonrío. Se me eriza el vello. La medusa se pone derecha. We know how to do it and we do it real well. Valientes mamarrachos estamos hechos. Siempre haciendo la misma mierda. Pero hacemos la mierda muy bien hecha. Huele a mierda y todo.


P.D.: La música es uno de esos sucesos.Que se vaya ZP desde luego que no.
Anuncios

2 Comments

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s