El enésimo circo

Creo que lo vi en Twitter. He tratado de buscarlo, pero no lo encuentro por ningún lado y se me hace tarde. Alguien publicó un enlace a una noticia de principio de año. La sequía ha llegado para quedarse, que publicaba el digital de Pedro J. Si no me fallan las fuentes, andamos por transitando por el mayo más lluvioso de los últimos quince, en un año donde los pantanos se han llenado en buena medida. No es que estemos para echar cohetes, pero desde luego que hemos pasado tiempos peores.

Los periódicos necesitan ser vendidos y el titular cuanto más llamativo mejor. Lo de ajustarse a la realidad… bueno, que no te rompa el titular. De hecho, muchos solo leen los titulares y no entran a profundizar en el contenido. Razón de más para atraerlos con la sintaxis más amarillenta que nos salga de la tecla.

No me pregunten por qué, pero este pensamiento me ha llevado a pensar a Sánchez montando una moción de censura. A Iglesias montando la moción de censura para cuando fracase la de Sánchez. A Rivera montando todo lo montable para echar a Rajoy de la poltrona. Todos buscando el sueldo vitalicio, el chófer y un puesto en los anales. Mientras Rajoy, que ya tiene todo eso, por el momento y salvo que la cosa se enmierde un poco más, se me figura frotándose las manos, volviendo a tirar de la estrategia del miedo, que vienen los rojos, ahora populistas y dando de nuevo la sorpresa. Me cuesta creer que la campanada, pero la sorpresa la imagino con facilidad.

Decían Billy Joe Armstrong y sus chicos aquello de sometimes my mind plays tricks on me, y acto seguido se me han quedado clavadas en el lóbulo frontal las fotos de una playa llena de cruces amarillas junto a otra llena de banderas de España. A estas las acompañaba una de arena limpia, con sus aguas cristalinas. Mi playa. Bueno, mi playa, si yo fuera playero, tendría un chiringuito como Dios manda, con su suelo de madera, sus palmas en el techo y su cañita en la barra. Nada de chill-out ni cosas de esas. Un poco de rock playero. Unas señoras de buen ver en bikini.

No sé si todo lo he visto seguido, si todo se agolpó en mi mente de forma casual o si Green Day tenían razón. Llevo un rato buscando la cámara oculta. Buscando el botón de off. Llevo un rato preguntándome por qué todo es un circo. Dónde está el jefe de pista. Quién mueve los hilos. Por qué es todo tan ajeno. Me he fijado en las RRSS, en Twitter y en Facebook, y todos parecen, parecéis, parecemos, marionetas.

No hay nada que pueda ver a través de la pantalla, de los ojos del periodista o de las cámaras de televisión que no me parezca una broma de mal gusto. Nada excepto que hoy murió María Dolores Pradera. Así que me pondré para cenar jazmines en el ojal, aunque no se estile. Para ir al circo, al enésimo circo del día, prefiero ir arreglado. No sé si me explico.

Publicada en DesdeElExilio.com

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s