Liberales progresistas

Publicado en ValenciaOberta.es

Si hay algo que caracteriza al liberalismo desde el principio del liberalismo, como ideología, sistema de pensamiento o forma de organización social, y que aglutina en torno a un tronco común al ecléctico conjunto de quienes así se denominan es su recelo al Estado. Su rechazo al poder y a sus resortes en mayor o menor medida. Su oposición a la proliferación de la res publica de forma incontrolada. Los liberales, más o menos radicales, tienden a ver el poder como un mal. Menor y necesario para algunos. Pero desde luego sometido al control ciudadano. Aquello de la democracia liberal y la separación de poderes va en este sentido.

Los progresistas, por el contrario, defienden que debe establecerse por parte del Estado un marco regulatorio tal que permita que las capacidades del individuo y no su cuna determinen el límite de las aspiraciones de cada individuo. Es el Estado el garante de la Justicia y debe ser pues, el que determine en cada momento, las mejores opciones regulatorias para sus ciudadanos, corrigiendo las desigualdades que el azar proporciona y tomando medidas a este respecto. El Estado es un ente absolutamente positivo y del todo necesario para quienes apoyan el progresismo como sistema a poner en práctica.

Si las explicaciones que acabo de plantear captan, con mejor o peor suerte, la esencia de cada uno de los dos conceptos, hasta el lector menos avispado podrá acabar concluyendo que la relación entre los mismos es de antonimia. No se pude ser una puta virgen o un enano de 1,90 cm de altura. No se puede ser una cosa y la contraria. Liberal progresista es un oxímoron. Un imposible conceptual.

c4k58e2xaawq78m

No sé dónde oí o leí que la única aspiración que el señor Rivera tenía cuando se metió en política era convertir al Partido Popular y a Mariano Rajoy en fosfatina. Hacerlo desaparecer del mapa. La verdad es que las aspiraciones políticas de cada uno, cada uno se las ingenie. Pero desde luego que el requiebro semántico que nos han ofrecido los naranjas tras su congreso no deja lugar a dudas. Ciudadanos es todo lo que de alguna manera se opone al Partido Popular. Si frente al PP siempre estuvieron los progresistas, ellos, progresistas. Si Mariano echó a los liberales de la formación de la gaviota, ellos liberales. Si Mariano echó a los conservadores… bueno, aquí ya parecieron frenarse. Demasiado rancio para los chicos guapos.

Quiero pensar que Albert y los suyos no han confundido su catalán nativo con el inglés, puesto que liberales en catalán es liberals y progresistas en inglés es liberals. Demasiado burdo me parece, incluso para un político español. Quién sabe. Lo que sí es cierto es que ya tenemos aquí a los de extremo centro. A los transversales. A los que quieren ser todo. Y se quedan en la nada. No se puede quedar bien con todo el mundo. Ni gustar a todos los votantes. No se puede ser tan ingenuo de querer comerle la tostada al Partido Popular, vivir de sus votos renegados y dedicarse a hacer juegos malabares con el lenguaje, para distinguirse de él. Los progresistas ya están donde deben estar, en los partidos progresistas. Los que recelamos del Estado, los más convencidos antiestatistas o una creciente parte de ellos, también nos venimos agrupando en dónde creemos que debemos estar. Dónde se defienden las ideas y no la semántica. Los libertarios los dejamos con sus peleas carentes de fondo. Se proclamen como se proclamen defienden la existencia y bondad del Estado. Y a mi, a nosotros, nos tendrán siempre enfrente.

Anuncios

2 Comments

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s