La consolidación del colectivismo

Publicado en ValenciaOberta.es

Por fin las urnas dictaron sentencia el domingo. Como en la novela de García Márquez, la sentencia a muerte del individualismo, del liberalismo, de las ideas que se oponen al Estado desmesurado que nos invade, se consumó. Fue un hecho que muchos anunciábamos. El Partido Colectivista se hizo con el 100% de los escaños.

No hubo lugar para siquiera alguna voz disonante, ni para el valencianismo centrífugo, que reacciona a las invasiones del colectivismo pancatalanista y propone ciertos atisbos de liberalismo económico; ni para la impostada Vox que propone una mínima libertad muy sesgada y sólo en lo económico que permita la intromisión – a todas luces liberticida – en nuestra intimidad y pensamiento; ni, por supuesto para el Partido Libertario, cuyas propuestas libertarias parece que nunca tocan, porque ahora lo que toca es el voto útil.

La polarización izquierda frente a derecha se mueve en el eje colectivista. Tanto unos como otros son estatistas de tomo y lomo, y todos quieren influir en nuestras vidas. Meterse en ellas. Todos se revisten de una imposible sabiduría que les permite controlar el cotarro y guiarnos al Nirvana colectivo. Una patraña.

Pero seamos justos. Es cierto que existen mínimos matices dentro del Partido Colectivista, ese que engloba los idearios de todos los que obtuvieron representación el domingo. A veces se toma, por error o conveniencia, alguna medida liberal. Muy de tarde en tarde. Unos tienden a hacerlo en lo económico, otros en el capítulo de las libertades civiles. No es muy frecuente. Lo habitual es que sobre nuestras cabezas vuelen los buitres que representan su incesante necesidad de controlar cuantas más parcelas de nuestra vida mejor. En este sentido, lo peor del domingo, fue el afianzamiento de las facciones más proclives a meterse en nuestro bolsillo, en nuestras mentes y en nuestras vidas.

No sé si quedará algún liberal que, con buena voluntad, trate de remar contracorriente desde dentro de las propuestas colectivistas. Al final el aparato puede con todo. No hay corrientes liberales en nuestro hemiciclo. Ni azules ni naranjas. Y menos rojas o moradas. Solo aparato. Un aparato que se acerca al liberalismo cuando le interesa y que viola sistemáticamente su ideario.

Como guinda del pastel del desatino, los nietos de los del “Prohibido prohibir” no solo quieren prohibir a voluntad, si no que quieren pasarse por la piedra a sus abuelos, que tal vez comprendieron que aquellas tonterías no servían para nada, pero que olvidaron escribir los libros que rebatían tanta estulticia. Esto es lo que nos espera. Ya han tomado posesión de la verdad. Y te miran muy serios y sorprendidos, circunspectos, cuando se te escapa una honesta carcajada en su cara después de que te cuenten que votarán o han votado a Podemos y Compromís porque representan la regeneración, acabarán con la  corrupción y sacarán el país adelante. Y todo ello dicho así, con profundidad, casi engolando la voz. Y tú te partes el pecho, necesariamente.

Por lo demás, celebro el final de otra campaña electoral. Las detesto. Todas. Me entretienen mucho más los vaivenes posteriores. Los pactos. El sí pero no. Esos dimes y diretes. Supongo que no puedo dejar de regocijarme al ver como se les van 3 meses en paripés y postureos. En tomas de posesiones y debates de investidura. Unos meses en los que no pueden meter mano al presupuesto. Y eso no es mala noticia. Y me acuerdo del principio de la crisis. Cuando Bélgica estuvo al borde de convertirse en uno de los PIIGS, y después de meses sin gobierno habían salido de la zona de peligro. Y pienso, como proponía John Müller en las redes sociales, que podíamos hacer lo mismo. Y luego recuerdo que es más fácil engañar a alguien que hacerle ver que está siendo engañado. Que llevamos muchos años de engaños. Y, entonces, ya no sé si reír o llorar. Porque vienen muchos más.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s