Las vacas españolas son la leche

Después del anuncio del la subvención por parte del gobierno español al sector de los productores de leche, las huestes a favor y en contra se posicionan contra esta medida populista y contraproducente del gobierno populista y contraproducente de Mariano Rajoy. Yo acabo de posicionarme. Twitter viene siendo la herramienta en la que habitan muchas de mis musas. Y este fin de semana no ha sido menos. Me he sumergido de lleno en los precios de la leche entera. Y he conocido que en España pagan el litro a 0,24 € al productor y en Francia a 0,34.

Me enteré que todo esto es producto de una conspiración de las multinacionales francesas, que no quieren pagar el precio adecuado. Así defienden el sector estratégico de la leche. Entonces comparé el precio en España y Francia y quedé sorprendido. Resulta que la diferencia es mucho mayor en Francia que en España. Los productores suponen mucha menos parte del pastel allí que aquí. Las malvadas multinacionales deben perder dinero en España con la leche. O están tangando a sus productores estratégicos. Una de dos. (Sí, ya se que no es así)

IMG_0183

“No hombre”, me espetaban, “es que hacen dumping con la leche, para atraer clientes.” Claro, cómo se me ocurre pensar, que un tipo como yo, que toma café solo desde los trece años, iba a saber nada sobre como va el asunto de la leche. Ni del campo. Que importa que mi familia, como la de casi todos los españoles, esté ligada estrechamente a él. La leche es el reclamo. No cabe duda. Bueno, sí cabe. Cabe duda. Porque me dio por comparar el precio de la leche de Carrefour con el de Mercadona, y coño, son 0,56 contra o,57. A ver si va a ser que también Mercadona hace dumping con la leche. Y según he visto, lo deben hacer con la leche, con los spaghetti de 1 kilo, con el arroz del mismo peso y seguro que con unas cuantos productos más. Porque se parecen mucho sus precios. Ya se sabe, las empresas pueden vender in eterno por debajo de sus precios de coste. Viven del aire. O no. (Reconozco que a la tercera búsqueda me cansé de comparar. Tres de tres. Que digan los estadísticos.)

“Lo que pasa es que los franceses son mucho más conscientes y defienden sus sectores estratégicos. Por eso pagan más.” Ya. Obviemos los posibles costes, incentivos o impuestos distintos aquí y allí, condicionantes como el nivel de vida o preferencias gastronómicas. Obviemos por las mil razones que un francesito de a pie está dispuesto a comprar el litro de leche en Carrefour al doble de lo que cuesta en España. Será para defender su sector estratégico. ¡Pues vale! ¿Ese es el problema? Claro. Tenemos que defender nuestros sectores estratégicos.

¿Será un sector estratégico el de los productores de leche? ¿El de los productores de carbón? Antes de la crisis el sector de la construcción español casi llegó al 40% del P.I.B., ¿no era estratégico? ¿No habría que haberlo defendido? ¿Y el turismo? ¿Sigo o ya ven por donde voy?

La realidad es que me son irrelevantes, para esta entrada las razones por las que un francés compra un producto u otro. O un español. Me parece mucho más pesada esa carga que arrastra como una losa el subconsciente colectivo patrio. Parece desconocer las elementales reglas del comportamiento humano. Y el comportamiento de un mercado, el que sea, no es más que la integración del comportamiento de cada uno de sus integrantes, seres humanos todos. Integración como suma infinita.

Los sectores estratégicos o no (¿quién carajo determina si un sector es estratégico o no?¿la discrecionalidad del gobierno de turno? Ya estamos jodidos de nuevo) funcionan cuando satisfacen a sus clientes. Todos ganan. Así pues el que participa como proveedor debe cumplir el requisito de ofrecer un producto al precio que el cliente esté dispuesto a pagar. Esa es su misión. Deben satisfacer a sus clientes. Al fin y al cabo, el sector más numeroso, del que dependen más familias y personas y, por lo tanto, sin duda alguna el que debiera ser el más estratégico, es el de los consumidores. Que somos todos. A estos sí hay que proteger. Y la mejor manera de hacerlo es dejar que actúe el mercado, buscando la eficiencia y la satisfacción de quien interactúa. De los clientes y de los proveedores.

Lo que opinen los franceses me la trae al pairo. Bueno, hasta dentro de un mes que tendré un sobrino francés. A ver si él  me explica lo de la leche, cuando sea mayor.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s