Canción de una noche de insomnio

El sitio del que vengo no está lejos del todo.

Se encuentra entre la Gloria y la Felicidad,

Jugaba de pequeño en un rio de asfalto

que daba a otros ríos que no daban al mar.

Crecí en una columna cogiendo una pelota,

entre cañas y barro aprendí a caminar.

En medio del estiércol me hice con un diploma,

después me uní  a Bajel, comencé a navegar.

Oí que el Santo Bulto decía Impertinencias:

¡Es hora de atacar el barco del motín!

Hacer que salga el sol llenando de colores

algún bote de sopa y cuatro Marilyn.

Jacinto y Don Antonio también tienen la culpa

de juntar noche y día antes de regresar,

de llenarme la tripa comiendo en la basura,

de no poder dormir sin parar de sudar.

Andando por ciudades que se cruzan con otras

te cruzas con un tipo, que no se llama así.

Los hombres elegantes tienen nombre de calle,

las damas imponentes solo son maniquís.

Y sin en Madrid hay una aquí tenemos cuatro.

Un rio es un jardín, quemar es renacer.

El fuego es un amigo que avisa del verano.

Es fácil que haya excusa para querer volver.

Anuncios

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s