Españoles de segunda

Aparecía por mi feisbuc el fin de semana alguien que se preguntaba por que tenemos políticos tan malos, y deportistas tan buenos. La respuesta es más que obvia. Los deportistas de élite están educados desde la infacia con unos valores y unas exigencias distintas a las demás personas. Los políticos son siempre productos de nuestro propio sistema de educación y valores.
Sorprende leer en las entrevistas de estos últimos días a Toni Nadal, como puteaba, literalmente, a Rafa (al que por cierto, siempre se dirige como Rafael, con mucho respeto), su sobrino, Nadal. Resultado, no solo un excelente jugador de tenis, probablemente el mejor de la historia (y si no, al tiempo) sino una persona humilde, trabajadora, y al que todas las abuelas quieren de novio de sus nietas, y eso que a mí, opinión de hombre heterosexual, me parece más bien feo.
Algo parecido pasa con los canteranos del Barça. Antes de jugar a futbol, hay que aprobar los exámenes de La Masía. No todo es la pelotita.
Fernando Alonso, Pau Gasol,… Y una lista cada vez más larga, por suerte.
Hagamos la trasposición a la clase dirigente. Pensad cinco minutos… Yo ya tengo nauseas. La catadura moral de unos y otros tan diferente como la velocidad y el tocino. Mientras unos se han pasado infancia y adolescencia currando como esclavos, haciendo horas de gimnasio, aprendiendo el valor del trabajo y del sacrificio, los demás parece que no han dado un palo al agua en su vida.
Ojo, y nosotros, que hemos votado lo que hemos votado, queremos que esos piltrafillas nos saquen las castañas del fuego. A mi, me las traigan.
Pues no.
Queremos ser los más ricos del cementerio, pero que nos lo den hecho, y eso chato, no funciona así. Y los que nos gorbiernan, tiran balones fuera, porque son los que representan, nuestro reflejo.
Los deportistas, esos tan buenos, se lo han estado currando desde que eran unos críos. Ahora tienen la fama, la pasta, y las tías (y tíos) buenos (as) alrededor. Yo no digo que todos podamos hacer lo que hacen ellos, pero seguro que todos tenemos cualidades suficientes, para que al unirlas al trabajo y sacrificio, podamos vivir bastante mejor de lo que vivimos. Dejar de ser españoles de segunda.
Con un poco de suerte, a lo mejor cunde el ejemplo.
Anuncios

1 Comment

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s