¿Para qué quieres Libertad?

Si total vas a tomarte un par de cañas y una tapita de bravas, mejor será esperar unos días. Sigue los consejos de los expertos y quédate en casa, que se está muy bien. Vacúnate cuando te digan. No te salgas de la fila, no discutas demasiado, no vale la pena hacerse notar, ni manifestar tu opinión si vas a decir una perogrullada o algo estúpido y, por favor, no quieras escribir recto con reglones torcidos, que eso es cosa de Dios.

Así como Franco otorgó los primeros Documentos Nacionales de Identidad a los reclusos que salían de la cárcel en Zaragoza y Valencia, tú puedes lucir tu carné de vacunación, muy europeo y moderno, puesto que ya has cumplido con los requisitos exigidos y eres, de nuevo, un ciudadano ejemplar, sano y provechoso. Siempre será mejor una sociedad ordenada, regulada y segura que esa incertidumbre omnipresente, asfixiante, opresora.

Tenemos el Estado de Bienestar, el Estado de Derecho. La seguridad, la salud, el ejército y la policía. Hemos desarrollado el carné por puntos y los radares. Nuestras carreteras son más rectas, nuestro aire más limpio y nuestro campo más verde

Ya que puedes elegir, “elige la vida. Elige un empleo. Elige una carrera. Elige una familia. Elige un televisor grande que te cagas… Elige la salud”. Elígela para ti y para todos los demás. Desarrolla protocolos sanitarios infalibles, come sano, etiqueta bien. Lee siempre todos los ingredientes del paquete y vigila las calorías. Ponte la vacuna correcta, la que aconseje las autoridades sanitarias. Cuídate. Nos queremos vivas. Consume productos bajos en grasa y marihuana ecológica. Espera tu turno.

Paga tus impuestos. Tu seguridad no se paga sola. Tus servicios públicos, tus carreteras, tus ONG, tus congresos, tus senados y tus defensores frente al fascismo y al comunismo no se pagan solos. Son necesarias muchas personas para mantener este Estado de Derecho y de las Libertades que todavía no es prudente disfrutar. Es necesario que todo quede por escrito, para que todos ellos sepan que es lo que deben hacer para preservar el frágil equilibrio mundial frente a las amenazas exteriores, pero también frente a las interiores. Mejor unidos, más fuertes. Todos a una lo conseguiremos.

Puedes estar tranquilo. Estás en buenas manos. Y no te preocupes, si consideras que esas manos no son las adecuadas, puedes elegir entre el variado elenco que te propondrán cada cuatro años. O cuando les venga en gana. Pero elegirás tú. Elegirás a tus representantes, comprometidos en representarte y defenderte, resueltos a atender tus problemas y acabar con ellos, vengan esos problemas de donde vengan. Si comenten un error en estas tareas, prestos se pondrán manos a la obra para finiquitarlo cuanto antes.

Tienes internet y televisión a la carta. Puedes escoger tus cabeceras informativas, digitales o en papel. No hace falta que te compliques la vida pensando demasiado. Basta con leer en diagonal a tus columnistas de cabecera. No hay más que escuchar a esos tertulianos que hablan con tanto aplomo y serenidad, desmontando una tras otra las falacias que les sirve en bandeja el moderador. Así da gusto planchar y limpiar el aseo.

Tenemos el fin y los medios. Tenemos los problemas y las soluciones. Tenemos el Estado de Bienestar, el Estado de Derecho. La seguridad, la salud, el ejército y la policía. Hemos desarrollado el carné por puntos y los radares. Nuestras carreteras son más rectas, nuestro aire más limpio y nuestro campo más verde. ¿Para qué quieres Libertad?

No es asunto tuyo.

Foto: Engin Akyurt

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s