El voto útil

Publicado en Ágora Libertaria

Featured Image -- 833

Imagen: http://www.aquienvalladolid.com/

Parece que (por fin) las encuestas que se van manejando sobre las próximas elecciones generales, rompen ligeramente el férreo bipartidismo, con la entrada de dos fuerzas políticas emergentes que, aunque vienen perdiendo fuelle encuesta tras encuesta, parecen estar llamadas a jugar un papel relevante en la legislatura que viene. La mayoría absoluta queda muy lejos a PP y PSOE. Necesitarán de Ciudadanos, Podemos y quizá algún nacionalista de esos que se afanan en apuntalar la gobernabilidad a cambio de no pocas concesiones. Sinceramente, pese a no ser un panorama alentador, me parece sustancialmente mejor que el actual. Si por algo se han caracterizado los presidentes de la democracia española es por obligarnos a echar de menos a algunos anteriores. Mariano y ZP como paradigmas de este sinsabor.

El que unos tengan que depender de otros no es garantía de nada, pero queda la esperanza de que no acaben de entenderse y nos tengan unos meses desgobernados. Nada malo pasó en Andalucía mientras Susana gestaba y trataba de entenderse con unos y otros. Nada pasó en Bélgica. Más de un año sin poder elegir gobierno. No nos caerá esa breva. Diciembre, según parece, no es tiempo de brevas. Y los Reyes son los padres. Los que vienen tienen ganas de despacho, de coche oficial y de asesores. Vean consecuencias de municipales y autonómicas.

Ante este panorama, en el que tanto da rojo o azul, lila o naranja, pocas opciones se me figuran de que esa utilidad a la que muchos se aferran para decidir el color de la sacrosanta papeleta, se corresponda al final con los intereses de los esforzados ciudadanos. Éstos se han devanado los sesos pensando que es lo que más conviene. A buen seguro que muchos de esos ciudadanos se dicen liberales, libertarios o cualquier combinación de y con estas afinidades políticas. La realidad es que de un montón de partidos colectivistas solo puede salir un gobierno colectivista. Más o menos moderado. Más o menos colectivista. Pero colectivista. Dos caucasianos no tienen a Kobe Bryant por hijo. Y los Obama jamás serán padres de ningún Gasol, blanquito y tan alto.

Llevamos 40 años de colectivismo democrático. Las libertades siempre en retroceso. Como en el juego de feria en el que asoma el bicho, y se le da un coscorrón. Así, año tras año, legislatura tras legislatura. Asoma la libertad. Coscorrón regulatorio. Quizá empieza a ser momento de replantearnos ciertas cosas.

Momento de fragmentar un poco más el panorama. De dar cabida a opciones distintas. De dejarnos de utilidades inútiles y votar realmente por un programa en el que creamos. Por unas ideas de las que realmente estemos próximos. Si nos decantamos por colectivismo, tendremos colectivismo. Y sabemos de sobra lo que es. Si nos decantamos por opciones realmente liberales o, mejor, libertarias, quizá sigamos teniendo colectivismo, pero desde luego que podremos ver mejor representados nuestros intereses. El voto libertario está ahí, y debe mostrar que sigue en sostenido crecimiento, haciéndose cada vez mayor. El resto de opciones han tardado poco en demostrar que son más de lo mismo. Yo sigo con la mía, que es el Partido Libertario.

Anuncios

2 Comments

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s