A vueltas con el petróleo

Uno de los propósitos de estos “Pensamientos Liberales del Día” sin duda alguna, es luchar contra las falsedades y medias verdades instauradas en el inconsciente colectivo. Esos mantras, que a fuerza de repetirse se convierten en realidades absolutas. Y que no lo son.

Quizá los liberales debiéramos dedicar unas horas al día a tuitear “Capitalismo bueno” “Redistribución Mala” “Saber bueno” “Ignorar malo” o cosas así, a ver si a fuerza de machacar cala el mensaje.

Hoy en día el asunto del medio ambiente es de una sensibilidad supina. Y no es para menos, en eso estoy de acuerdo. Tener la casa limpia debe ser preocupación de todos sus habitantes, pero por las razones adecuadas. Parece que se desinfla en asunto del calentamiento global, por fin, y cada vez la gente más informada se desengaña de la patraña que Mr. Gore y algunos otros llevan intentando colarnos algunos lustros. Pero la realidad es muy tozuda y la red muy amplia. Por ella campan los datos a sus anchas. Y estos datos dicen que de calentamiento global nada de nada. A los más acérrimos invito a acercarse a www.desdeelexilio.com dónde en su parte de ciencia, encontrarán múltiples datos y argumentos en contra de las tesis catastrofistas.

La casa hay que tenerla limpia, por higiene. Por salud. No por miedo apocalíptico.

Con el petróleo pasa parecido. Crea gases malos, malísimos cuando se quema. Ensucia cuando se derrama. Y esas cosas. Nada de su utilidad como materia prima para los plásticos o de que gracias a él pudimos tener una revolución industrial y estar donde estamos. Neguemos a los países pobres su uso y así les negaremos el progreso que Europa tuvo el siglo pasado.

Y si lo tenemos en nuestras costas, ¿para qué explotarlo? Vendrán marroquíes y lo harán, y tendremos los mismos problemas, sin ninguna de las ventajas. Mire usté, yo prefiero a Repsol antes que al rey de turno, el primero se debe a sus accionistas y no puede permitirse escándalos ecológicos. El segundo solo se debe a su bolsillo.

Que importa el ejemplo estadounidense, donde probablemente serán autosuficientes en pocos años gracias al fracking. Aquí ni lo pensamos.

Nada de lo que nos están contando sobre los gases de efecto invernadero parece real. Todo parece más bien un montaje para que unos cuantos cuenten sus cuentos y se lo lleven crudo. Y mientras el populacho a verlas pasar y reírles las gracias. Deberíamos hacérnoslo mirar.

Tengo la extraña sensación de que al petróleo le queda mucha vida por delante, tanta que no veremos su fin ninguno de los que lean este artículo. Y digo extraña porque los de mi pueblo, los de mi barrio, nos quedaremos viendo los toros desde la barrera. Criticando y quemando a Galileo. Dentro de cada español hay un economista, un entrenador de futbol y un inquisidor, con ganas de quemar brujos… Yo creo que de ahí vienen las fallas.

Anuncios

5 comentarios sobre “A vueltas con el petróleo

  1. Eso, acabemos con la poca vida que queda en el mar (los pescadores saben que se les acaba el chollo, y los turistas que se vayan a Punta Cana) para exprimir las dos gotas de crudo que quedan, en lugar de plantear un uso más racional de los recursos.
    Vale que a veces los ecologistas se pasan de apocalípticos, Pero más apocalíptico es el fracking, la inyección de gas o los sondeos de petróleo, como reconocen las propias empresas que lo hacen, y que no destacan precísamente por sus transparencia y respeto por el medio ambiente ni la salud de población humana que lo habita.

    Me gusta

    1. Nadie ha dicho que haya que acabar con la vida que queda en el mar, si no explorar una zona que puede proporcionar importantes beneficios. Caso de no proporcionarlos, no habría por qué explotar un yacimiento que no es en absoluto rentable. Simplemente se trata de aplicar criterios de coherencia económica.

      Lo mismo pasa con el turismo. En las playas hay barcos petroleros entre otros, no entiendo que tiene de malo que allá en el fondo del mar algo se vea. Y no desde cualquier parte.

      Todavía nadie a presentado estudios realmente fehacientes sobre las maldades de fracking. Es una técnica como otra cualquiera para la extracción de petróleo. No hay datos científicos en su contra que se sustenten. Siempre que aparece una técnica nueva tipo transgénicos o fracking me recuerda a Galileo. Si por muchos fuera la
      Tierra aun sería plana.

      Finalmente las empresas de petróleo, muchas veces viven conchabadas con el poder político en este mercantilismo, que no capitalismo que nos invade, y desde luego aprovechan la situación, pero te recuerdo que a ninguna empresa le interesa provocar escándalos de ningún tipo, y no si no hay más que ver lo que perdió BP con el vertido en el Golfo de México. A las empresas que quieren ganar dinero NO LES INTERESAN LOS ESCANDALOS MEDIOAMBIENTALES, por eso son las primeras en investigar en renovables, por eso y por expandirse.

      Me gusta

  2. El fracking, además de ser causa probable de terremotos, usa sustancias químicas muy contaminantes. Y el problema con todas estas actividades es el impacto en el entorno, que no participa en los beneficios pero sí en repercusiones negativas, como los terremotos en Texas, donde nunca los hubo hasta que empezaron a frackear. O en Castellón, donde Castor reconoce la relación entre sus actividades y los seísmos.
    Si fuera por otros, la tierra sería un lugar yermo e inhabitable.
    Y que conste que no comparto en inmovilismo de los ecologistas, pero tampoco estoy de acuerdo en que el progreso lo justifica todo.

    Me gusta

      1. Sé que Castor consiste en inyectar gas en un depósito estratégico. Mi crítica va contra las actividades que alteran los equilibrios de presión del subsuelo. Y reitero que en ocasiones con químicos muy tóxicos, estén aprobados o no. La instalación que arrasó Doñana era legal, creo.
        En condiciones ideales no tendría por qué pasar nada, pero la hemeroteca dice lo contrario, fallas inesperadas y tal.
        Y no considero ciencia un comunicado del lobby del sector. Eso es un documento publicitario redactado por un departamento de marketing. Para mí, está al mismo nivel que el alarmismo más sensacionalista, pero en el extremo opuesto.

        Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s