Vox, P-LIB o el nombre de los liberales

En los últimos días ha causado cierto revuelo en las redes sociales y blogosfera cercanas a la familia de los que nos denominamos liberales la publicación de un video del Presidente del Partido de la Libertad Individual, Juan Pina, comentando la posición del partido respecto a la aparición de nuevas formaciones políticas en los últimos años como UPyD, Ciudadanos o Vox.

La inclusión de este último en sus actos de comunicación de términos liberales, o la inclusión en sus filas de políticos autodefinidos como tal, pone de nuevo sobre la mesa el debate, que seguro no terminará nunca, de qué o quién son o no liberales.

Cada cual entiende lo que quiere. Y me parece muy bien, por cierto. No está en la mano de nadie repartir carnés de liberal. Nadie es dueño del término, ni del significado que pueda tener para cada uno de nosotros. Son muchas las familias dentro del liberalismo. Y tantas como personas, las formas de entenderlo. De la libertad de cada uno se trata.

Es por esto, por lo que no está demás aclarar, desde el punto de vista de un partido político, al menos uno que se dice liberal, qué entienden sus militantes por ello. Cuáles son sus ideas y cuales sus planteamientos. En el P-LIB tratamos de hacer las cosas de forma clara y directa. Estás son nuestras ideas, y sintiéndolo mucho, estamos orgullosos de ellas y de no tener otras. Es evidente que como partido político anhelamos alcanzar representación parlamentaria y alcanzar cotas de poder. Pero también es cierto que por una vez, queremos que en este país alguien plantee las cuestiones sin medias tintas. Si alcanzamos esa representación, nadie se llevará a engaño. Nuestro programa político está a la vista de todos. Y es el que han decidido los militantes del partido. Con estas ideas nos sentimos cómodos. Con estos planteamientos nos alineamos.

Que nadie se lleve a engaño. Siendo como existen minarquistas, objetivistas, anarcocapitalistas o liberales clásicos, entre otros, dentro del P-LIB, las ideas no son estáticas ni monolíticas. Existe la pluralidad y el debate.

Cada uno puede defender aquello en lo que crea y ponerle el nombre que estime oportuno. Yo me  llamo liberal y si alguien entiende el liberalismo de distinta manera, me desmarcaré de él. El debate nunca se rehúye, pero en la arena política no podemos dejar que nos roben las pocas parcelas con las que contamos por ahora.

Anuncios

14 comentarios sobre “Vox, P-LIB o el nombre de los liberales

    1. Ya es habitual la coletilla libertario en mi vocabulario para referirme a las ideas que se plantean desde el P-Lib.

      No obstante es una lástima que el país que “inventó” la palabra liberal, para definir las ideas primigenias que han derivado en el conjunto ideológico que hoy defiende el P-Lib tenga que cambiar el nombre para saber de que hablamos.

      Por otro lado una vez oí a Bono decir que el PSOE era un partido con un espíritu libertario, y me temblaron hasta las comisuras de los labios…

      Veremos!

      Me gusta

  1. Libertariano, libertarista, libertario, libertarian. La eterna lucha de términos y autoaclaraciones. Desde el primer día el P-Lib se autodenominó “Liberal-Libertario”, pues en sus postulados bebe tanto del liberalismo clásico como del libertarismo made in USA. Sólo hay que echar un vistazo a su postura ante la restricción de la posesión de armas de fuego, entre otras. Ron Paul les votaría sin pensárselo.
    Un saludo JL!

    Me gusta

  2. Yo me considero liberal-conservador y me afilié al P-Lib porque efectivamente se respetan las diferencias dentro de del liberalismo. Como bien dice el autor, me encuentro cómodo en el P-Lib y con sus ideas.

    Me gusta

  3. Dentro de lo que se puede entender como liberalismo en general creo que habría que distinguir tres o cuatro grados al menos:

    1) Liberal político-jurídico: en este sentido, todos los partidos políticos españoles cabrían dentro de esta acepción en tanto y cuanto estén a favor de la pluralidad de partidos, la democracia parlamentaria y el imperio de la ley o estado de derecho.

    2) Liberal económico: en este sentido hay grados también, pero hay una línea clara entre los que ven al Estado como productor o proveedor de servicios (no liberales, estatistas, intervencionistas, socialistas, etc.) y los que los que lo ven como un mero regulador o intermediario -también hay grados entre un PP liberaloide de discurso que no de práctica y un anarcocapitalista, pasando por un minarquismo Lissez-faire.

    3) Liberal social: entendido como aquel tolerante con las formas de vida o elecciones personales más dispares, siempre y cuando no sean impuestas, sean libremente elegidas y no afecte a los derechos de terceros (antiprohibicionismo en materia de drogas, homosexualidad, prostitución o eutanasia). Dejemos a un lado el tema aborto, porque depende si se considera al feto individuo con derechos que prevalezcan sobre los de la madre o no. Este último debate mejor lo dejamos a un lado, aunque opino que siempre será mejor que haya una regulación liberal o libre del asunto a que no la haya -teoría del mal menor-.

    El Partido de la Libertad Individual (P-Lib) es un partido liberal integral. Yo entiendo por libertario o libertariano esta comprensión integral del liberalismo. Y tiene sus grados desde una postura minarquista o liberal clásica a una más radical tipo anarquista de mercado o anarco-capitalista.

    En este sentido, libertario o libertariano, no es algo diferente a liberal, sino el liberalismo llevado a sus últimas consecuencias de un modo más o menos extremo.

    ¿Que hay partidos liberales diferentes al P-Lib en España? Nadie duda que de modo parcial los hay o pueda haberlos. UPyD, Ciudadanos y otras formaciones tienen un programa más o menos liberalizante en lo político, lo jurídico y lo social, pero no lo tienen en lo económico, en lo que siguen siendo socialdemócratas o intervencionistas -quieren un estado interventor que compita con la iniciativa privada-. Vox parece algo más liberal en lo económico que lo pueda ser el PP cuyo presidente mandó a los liberales fuera de su partido. Pero no son liberales ni en lo político -pretendiendo una reunificación o recentralización político-territorial-, ni en lo social -conservadores nada liberales-.

    Por lo tanto, partido liberal de modo integral, no hay otro que el P-Lib. Cualquier persona que se sienta liberal integral tiene donde acudir. Quien lo sea de modo parcial porque cree todavía en la virtud del colectivismo en algunas áreas, ahí tiene opciones.

    Creo que la mayor variedad de opciones será siempre más positiva que la bicefalia partidista en la que vivimos. Tolerancia y pluralismo es lo que define a un buen liberal y creo que en el P-Lib, hemos dado siempre muestra de ello, lo somos.

    Me gusta

  4. Yo me considero liberal ” Anarcocapitalista ” ¡ Estoy en el P-Lib desde antes del primer congreso fundacional !…Por ello sigo trabajando,para que este gran proyecto liberal único es España,ilusione a una importante masa de individuos liberales.”De todas las tendencias” ¡ Nuestros estatutos están a disposición de todo el que lo quiera ver,a diferencia de otros partidos !…” Lo único que nos frena,es la alta intelectualidad “.( No llegamos a la gente )

    Me gusta

  5. Hola Jose Luis, voy a discrepar un poco, sobre todo con esta frase:
    “Yo me llamo liberal y si alguien entiende el liberalismo de distinta manera, me desmarcaré de él.”
    Aunque dejas claro que puede haber tantas personas como formas de entender el liberalismo, esa frase parece dejar claro que sólo puedes entenderlo de una manera. Por lo tanto, al no especificar, te puedes desmarcar de todas las personas del mundo o de las que no se ajusten a lo que tú llames liberal. Puede parecer que repartes “carnetos” de “liberal”, del partido, o de Joseluismo. 😛

    En mi opinión, el liberalismo es muy amplio y complejo, no creo que exista “un liberalismo”, por lo menos una definición lejos del clásico “No imponer a los demás desde el Estado tus particulares puntos de vista”. En ese caso, como bien indicas, pueden entrar minarquistas, randianos, liberales clásicos, más progresistas o más conservadores y hasta anarcocapitalistas; pero también puede entrar cualquier persona que no sepa qué es liberalismo, que no sepa quién fue Hayek o no le importe, ese aspecto creo que hay que cuidar más y las etiquetas no ayudan a ello. Al mío entender 😉

    Me gusta

    1. Coincido contigo. No hay un liberalismo. Hay tantos como personas. Simplemente quiero dejar patente que creo que es importante el mensaje, las ideas, los hechos.

      Si alguien que se dice liberal, actúa de una forma que yo no considero como tal, debo de ponerlo de manifiesto, haciendo notar que yo no entiendo así el liberalismo en ese punto concreto.

      Como cualquier forma de pensamiento, existen multitud de matices y corrientes, que no deben despreciarse. Es más fácil poner un nombre y englobar así un conjunto de ideas o de actos, pero esto a veces se pervierte, por lo que se hace necesario en ocasiones, remarcar y aclarar de qué estamos hablando. No se trata de excluir!

      Me gusta

  6. José Luis, pero que no entiendas el liberalismo en “ese” punto en concreto no significa que dabas desmarcarte. De entrada, nadie comparte un programa al 100% y eso podría significar desmarcarte de todos.

    Puede haber liberales que estén de acuerdo con el aborto y otros que no, lo mismo sucede con las armas, con el federalismo o la patria. Algunos salvaremos las diferencias (más o menos) porque nos convence el resto del programa o nos gustan mucho algunas de sus ideas, otros chocarán de pleno con algo y otros buscarán una opción más pragmática en otro lado. En ningún caso dejarían de ser liberales y no conviene desmarcarse de nadie, el liberalismo escasea mucho en este país.

    Poner un nombre es más fácil, pero puede conducir al error y a la confusión. Solemos catalogar un partido como si fuese una idea (¿el PLIB es liberal-progresista?) en realidad son muchas ideas que tienen diferente valor para cada persona. Es más complicado que intentar catalogar un grupo de música con muy diferentes estilos dentro de un género.

    Un liberal que valore muchísimo la separación de poderes puede encontrar en un partido con más posibilidades electorales, aunque este partido no sea liberal, una solución para el problema que más le importa. Esto tampoco le aleja de ser liberal. Por eso recalco la importancia de las ideas contra las etiquetas, ya que desmarcarse de alguien o insinuarle que no es liberal (no digo que sea tu caso) puede aparentar, o corroborar según quién lo mire, cierto dogmatismo y generar rechazo.

    Me gusta

    1. Creo no lo he he expresado con claridad, si no estoy de acuerdo en un punto, yo como José Luis o el P-Lib, como partido, o en general personas que comparten un mismo paraguas nominal deben reafirmar su postura en ese punto concreto.

      Miedo me daría un partido donde todos piensan igual, que no es el caso del P-lib, solo que un partido debe tener una postura como partido, nacida de las voces de sus militantes. LA discrepancia y el debate deben ser el germen de las ideas. Otra cuestión que es vital es exponer las ideas, se amparen bajo el paraguas que cada uno quiera darles.

      Me gusta

  7. Perdón, acabo de releer tu último comentario, no había leído bien lo primero y el “Eso sí” era por el segundo párrafo.

    En el primer párrafo, según qué punto. Puede que estés de acuerdo tú y el partido no, o al revés. Entonces deberías reafirmar tu postura. Que compartamos un mismo paraguas no quiere decir que tengamos que reafirmar posturas contrarias a nuestro pensamiento. Son pocas, pero las hay.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s