Los indignados y la banca

Os dejo un acopia de mi artículo publicado originalmente en ellibrepensador.com
Es evidente que no está de moda decir los bancos no son responsables de lo que ocurre estos días. Son responsables. Pero ni son los únicos, ni desde mi punto de vista, los más importantes. Los bancos, los privados, me refiero, no son más que empresas que han de rendir cuentas a sus accionistas, y de ello viven. Y como cualquier empresa, lo hacen, generalmente hasta dónde la ley les permite. Y la ley les permite mucho.
He sostenido, sostengo y sostendré, que los problemas los generan, generalmente los políticos, metidos a adivinos. Los otros bancos, los públicos, el BCE y la Reserva Federal, los que sí tienen la máquina de hacer billetes. Aquí están, los responsables de la cosa. La cosa pública.
Los pueblos parece ser, necesitan líderes, guías, espirituales o no, que les acompañen por el camino y les digan que no pasa nada. Que ellos se ocupan. Tenemos tan metida la cantinela en la cabeza, que parece ridículo pensar otra cosa. Nos llevan tanto tiempo engañando, que no se distingue la realidad de la ficción. Un desastre.
Las personas hemos de ser responsables de nuestros actos, y por lo tanto, las empresas y por ende los bancos también. Si no lo haces bien, quiebras. Y los señores políticos no te rescatan. Los accionistas pierden y los impositores, que no hayan andado listos también. La próxima vez se vigilan mejor las inversiones. Sin embargo, tenemos tan metida en nuestra cabeza la cantinela biempensante socialdemócrata que pensamos que el gobierno todo lo puede. Nada más lejos de la realidad.
El gobierno, cualquiera, de cualquier color, cambia sus previsiones económicas varias veces todos los años. Corrige sobre la marcha. No puede programar y adivinar lo que va a pasar con exactitud. Es imposible. Pero ahí siguen, erre que erre, previendo, programando, y equivocándose, y los indignados pidiendo más caña contra la banca de ese mismo gobierno. Pero claro, como los planes no salen como en el Equipo A, el gobierno está también endeudado hasta las orejas, y no puede morder la mano que les da de comer. Así nos va. Ninguna medida intervencionista tomada por ningún gobierno calma a los mercados. Y ellos erre que erre, en lugar de hacérselo mirar.
Anuncios

Un comentario sobre “Los indignados y la banca

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s