Ser de izquierdas

Repasando un poco la prensa, me he encontrado con un artículo, maravillosamente escrito, en elplural.com. Lo firma Beatriz Gimeno, y se llama “Ser de Izquierdas”. Es una descripción desde mi punto de vista muy acertada de lo que significa ser de izquierdas y, además, está escrito de una manera simple y directa.
Lo primero que he pensado al leerlo es que es un buen artículo. Lo segundo es que no soy, ni puedo ser de izquierdas, porque ser de izquierdas se basa en muchas principios que son falsos desde mi punto de vista. Me explico:
Según Beatriz ser de izquierdas significa que todos tener derecho a vivir una vida “vivible” (sic) independientemente del destino y nuestras capacidades. Según mi modesto entender todos tenemos derecho a vivir la mejor vida posible, que entiendo que es algo mejor que “vivible”, pero y aquí es donde está el quid de la cuestión, por supuesto que ello depende del azar, nuestras capacidades y nuestros actos.
La solidaridad, cuidar de nuestros semejantes, de nuestros mayores o proteger a nuestros hijos, es algo inherente al ser humano. En nuestro código genético está marcado que debemos cuidar del resto de seres humanos (y seres vivos) para que nuestra propia vida sea mejor. Lo curioso del tema es que cada código genético es distinto. Todos somos distintos. Todos entendemos una vida “vivible” de forma distinta. Para mi amigo Fredy y para mi, una vida “vivible” implica tener aire acondicionado. Para cualquiera algo distinto. Eso implica que cada uno debe poder elegir cual es su vida “vivible”. Sus actos importan. Cambian las cosas.
Debemos poder ser capaces de elegir cómo conseguimos que nuestra vida sea “vivible”.
Soy liberal y no soy insolidario. Ni egoista (bueno un poco). Quiero que todo el mundo tenga acceso a la sanidad, a la educación y a todo eso que se llamaba antaño estado del bienestar. Soy partícipe de ello. Pero también quiero que todo el mundo pueda elegir como accede a ello. Para los más desprotegidos hay muchas fórmulas para que no se queden sin estos servicios. Las actuales son deficitarias y no cumplen demasiado bien su función.
Todo es mejorable, y si las cosas funcionaran mejor, costarían menos dinero y por lo tanto no harían falta tantos impuestos. Estamos, por desgracia, en un país con una productividad nefasta. Si no mejoramos nuestra productividad, no tendremos un lugar “vivible” para habitar.
Me escama la cantinela de la progresividad en los impuestos. He de reconocer que yo quiero ser rico. Quiero ganar mucho dinero, pero resulta que por ello debo pagar más porcentaje que los demás. Que nadie me felicite, aún soy más pobre que una rata, pero si algún día, trabajando honradamente, amaso un dinero, ¿por qué tengo que pagar más porcentaje que los demás? ¿Es que he hecho algo malo?
¿Y los herederos de las fortunas de la nobleza, que se lo robaron a sus siervos?
¿Y tus hijos, si por suerte, les dejas una gran herencia? ¿Qué culpa tienen? ¿O es qué deseamos para los demás lo que no queremos para nosotros? El que sea un ladrón, que lo pague en la cárcel. Al que le toque la loteria, en forma de herencia o de billete premiado, enhorabuena.
También me escama lo siguiente: Se inventó un derecho nuevo: “el derecho al trabajo el día en que hay huelga” Querida Beatriz, el derecho al trabajo y el derecho a la huelga, son tan derechos el uno como el otro. No se deben interponer.
Para terminar, dos cosas más. La primera es que me preocupa tanto como a ella el avance de los partidos xenófobos, estoy totalmente de acuerdo con que no se puede tolerar lo que está haciendo Sarkozy en aras de la seguridad.
La segunda es que tengo que disentir respecto al fracaso del neoliberalismo económico. Un pais liberal, sería aquel en el que el gobierno no interviene en los mercados. En España las tarifas energéticas están reguladas por ley, por ejemplo. El estado, a través de empresas públicas, como los institutos tecnológicos, hace competencia a empresas privadas. Es decir sí interviene en la economía, por lo que no estamos en una economía liberal, si no intervenida, que es lo que ha fracasado. La interveción.
Anuncios

Un comentario sobre “Ser de izquierdas

  1. He leído el artículo y coincido en que es muy bueno.Quizá le achacaría que en su miopía parece saber qué es ser de izquierdas, pero no qué ser de derechas, y sobre todo la diferencia entre ser liberal y ser de derechas (y no digo ya la extrema derecha).Muy significativo, por ejemplo esa repetición del "egoismo".Esta claro que si eso es ser de izquierdas que conmigo no cuenten. Yo no lo soy.Enhorabuena por el blog,Me fascina Estambul y hay pocos blogs liberales que hablen de alguna otra cosa.L. E. G.

    Me gusta

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s